Gastroenteritis aguda en la infancia

Las gastroenteritis son muy frecuentes en los niños y niñas pequeños, sobre todo en los primeros 3 años de vida. Es normal que en este periodo cada niño tenga 2-3 episodios de gastroenteritis por año.

La gastroenteritis es una infección, generalmente causada por virus, que produce diarrea, y a veces, fiebre y vómitos. Suelen ser procesos leves y que duran menos de 8-10 días.

Se considera que hay diarrea cuando aumenta el número de deposiciones respecto a la frecuencia normal del niño, o cuando estás son líquidas.

¿Cómo se debe tratar la gastroenteritis?

La infección en sí no hay que tratarla, porque en la mayoría de los casos la causa es un virus y no hay tratamiento para ellos. Solo cuando se sospecha que la causa puede ser una bacteria se deben emplear antibióticos – hay que recoger una muestra de heces y cultivarla para comprobarlo.

Lo más importante es prevenir la deshidratación. La diarrea aumenta la pérdida de líquidos con las deposiciones, y si esto no se compensa bebiendo una cantidad extra, el niño o la niña se pueden deshidratar. Los bebés y los niños más pequeños son los que más riesgo de deshidratarse tienen y con ellos hay que poner especial cuidado.

En el caso de bebés menores de 6 meses:

  • si el bebé toma leche materna, ofrécele el pecho con más frecuencia
  • si el bebé toma fórmula, ofrécele cantidades pequeñas, pero frecuentes

En los mayores de 6 meses:

  • ofrece sorbos frecuentes de una solución de rehidratación oral (“rehydration solution” o “oral rehydration salts”), que puedes encontrar en las farmacias.

¿Hay que hacer dieta especial en la gastroenteritis?

Mientras el niño vomita o si ha perdido bastante líquido, es mejor no darle nada de comer hasta que no cesen los vómitos, y concentrarnos en que beba poco a poco y recupere su nivel de hidratación normal.

Una vez que ha pasado el momento más agudo, si el niño tiene hambre, pueden comer su comida habitual, pero hasta que se pase la diarrea es mejor evitar:

  • los alimentos fritos o muy ricos en grasa, como aceites, mantequillas, quesos embutidos…
  • los zumos de frutas y los refrescos azucarados – pueden empeorar la diarrea por el tipo de azúcar que contienen
  • la leche de vaca, por su contenido en lactosa. En la gastroenteritis se daña la mucosa del intestino y se produce una intolerancia transitoria a la lactosa. Es mejor usar durante unos días una leche sin lactosa (“lactose free milk”) o una leche de almendras o de avena (almond milk, oat milk). Sí pueden tomar yogur, que suele ser beneficioso
  • especias picantes

¿Cuándo debo acudir con mi hijo o hija al hospital?

Busca atención médica urgente si el niño o la niña:

  • tiene una deshidratación moderada o grave (boca seca, ojos sin brillo, hace poco pis, llora sin lágrimas, tiene los pies y las manos fríos), especialmente si vomita y no puede retener ningún líquido.
  • está decaído o somnoliento, o tiene mucho dolor en el abdomen
  • es un bebé menor de 3-4 meses de edad
  • es una niña o niño con una enfermedad del corazón, de los riñones, o su sistema inmunitario no funciona bien por cualquier motivo

He oído que los probióticos pueden ayudar

Si se toman al inicio de la gastroenteritis, algunos probióticos, como las especies S. boulardii y Lactobacillus GG pueden acortar el tiempo de diarrea – consulta a tu pediatra

Mi hijo tuvo una gastroenteritis hace ya unos días y sigue con diarrea…

A veces el intestino se queda un poco inflamado tras la infección – asegúrate de haber retirado la lactosa y no le des zumos de frutas, ni refrescos ni productos azucarados hasta que esté ya bien.

Si la diarrea dura más de 14 días consulta a tu pediatra, puede ser necesario hacer alguna prueba.

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email