Urólogos y andrólogos de habla hispana en Londres: ¿Cuál es la diferencia?

Esta confusión (masculina) es el resultado combinado de la desinformación, las ideas preconcebidas y, en gran medida, la negligencia. Una reciente encuesta realizada a 20.000 hombres reveló que, de cada diez personas, sólo dos acuden a un especialista. Con estos datos tan incómodos, se entiende por qué estos términos se confunden o se ignoran. Así pues, tratemos de entender lo que hacen estos especialistas. 

¿Buscas un urólogo que hable español en Londres? Aclaremos primero qué es el urólogía.

La urología es la rama médica y quirúrgica especializada que se ocupa de tratar y prevenir los problemas y enfermedades de las vías urinarias. En este caso, el urólogo trata a hombres y mujeres, adultos y niños; y el aparato reproductor masculino. En este caso, el urólogo se centra únicamente en los hombres.  

Los órganos implicados son los riñones, la próstata, la vejiga, la uretra, los testículos, el pene y las glándulas asociadas. El paciente que tiene problemas relacionados con las áreas mencionadas anteriormente necesita un urólogo. 

Los urólogos tratan trastornos que generalmente afectan a los riñones, los uréteres (tubos que conectan los riñones con la vejiga), las glándulas suprarrenales, la vejiga y la uretra (el tubo que expulsa la orina de la vejiga). En el caso concreto de los hombres, un urólogo también puede tratar afecciones asociadas a los testículos, la próstata, el pene, el epidídimo, etc. 

Los urólogos se encargan del tratamiento médico de afecciones como la infección del tracto urinario y el agrandamiento de la próstata. Además, se ocupan del tratamiento quirúrgico de afecciones como el cáncer de vejiga, el cáncer de próstata, los cálculos renales y la incontinencia de esfuerzo.  

En los casos de cánceres del tracto urinario, los urólogos suelen consultar con oncólogos o radioterapeutas. También pueden tener que trabajar con nefrólogos (que se ocupan de las enfermedades renales), ginecólogos (que se ocupan del sistema reproductor femenino) y endocrinólogos (que se ocupan de las afecciones del sistema endocrino y los trastornos hormonales). Los urólogos también pueden colaborar con profesionales de la cirugía pediátrica y la cirugía colorrectal. 

Muy a menudo, alguien busca un Urólogo en presencia de un problema evidente, como:  

  • Dolor y ardor al orinar
  • Sangre en la orina
  • Incontinencia urinaria, pérdidas de orina
  • Necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Orina turbia y con mal olor
  • Chorro de orina débil o reducido
  • Dolor pélvico o renal
  • Aparición de un bulto en el testículo

En la práctica, la visita al urólogo está mucho más ligada a la edad del paciente. En general, siempre se recomienda una visita, incluso en ausencia de síntomas, a partir de los 20 años de edad. Posteriormente se recomienda a intervalos regulares hasta los 40 años. Por otra parte, una visita al año después de los 50 años se considera esencial para los hombres.

A menudo, el andrólogo es un urólogo especializado en la salud sexual masculina. Un andrólogo suele tratar las afecciones relacionadas con la fertilidad y la función sexual masculinas. Un andrólogo para un hombre es más o menos lo que un ginecólogo para una mujer. El profundo conocimiento de la anatomía del aparato genital masculino y las habilidades en la terapia quirúrgica hacen de este especialista el consultor más adecuado para resolver los problemas relacionados con las disfunciones sexuales.

Como ya se ha mencionado, el andrólogo se ocupa de la salud masculina en lo que respecta a los trastornos del aparato genital: testículos, pene, escroto, epidídimo, próstata, vesículas seminales y glándulas bulbo-uretrales. Los principales trastornos tratados son:

  • Disfunción eréctil
  • Eyaculación precoz
  • El pene curvo
  • Infecciones genitales masculinas
  • Infertilidad masculina
  • El frenillo corto
  • Fimosis 
  • Pene pequeño

El dolor, el enrojecimiento o el picor en los genitales, la inflamación de los testículos, los traumatismos en los genitales, las dificultades para tener una erección o para tener hijos son excelentes motivos para acudir al Andrólogo. No es necesario tener un problema para acudir al Andrólogo, pero digamos que después de los 50 años se recomienda una visita anual. 

En resumen

En este breve post, explicamos la diferencia entre un Andrólogo y un Urólogo, dos especialistas que se ocupan -por diferentes motivos y con distintos enfoques- del aparato reproductor masculino. ¿Estás buscando un Andrólogo o Urólogo de habla hispana en Londres? ¡Diga33 puede ayudarte!

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email